domingo, may. 09 2:00 - 3:00 | 1st Floor - Sanctuary
Habrá estacionamiento

Ahora manejaremos dos modalidades para bendecir a tus hijos con una oración y una declaración de fe:

  • Presencial, los  pastores estarán orando con distanciamiento social por sus hijos. No se necesita registro.
  • En línea, por favor registra a tus hijos en: IglesiaLakewood.com/Dedicacion antes del 3 de mayo.

Su gozo es tu fuerza

| por Nolita W. de Theo

Thursday, May 13, 2021
comentarios: 0

El Salmista escribe palabras en el Salmo 51 que me sacuden con la profundidad de emoción que me revelan: No me alejes de tu presencia ni me quites tu santo Espíritu. Percibo en estas palabras un corazón que está sediento de Dios y de Su presencia. Escucho a un hombre desesperadamente anhelando y pidiendo una experiencia continua con el Espíritu Santo.

Estoy convencida que el Salmista David nos comparte uno de los grandes secretos de su éxito como hombre, como líder, como hijo de Dios: su constante comunión con el Espíritu de Dios. ¿Cómo puedo tener esta clase de relación con el Espíritu Santo? ¿Será posible?

Las buenas noticias es que sí es posible. De hecho, en el Nuevo Testamento, esta comunión llega a ser aún más íntima. En Hechos capítulo 2, cuando caen las lenguas de fuego sobre los que están reunidos en aquel aposento de comunión, se percibe que ahora algo ha cambiado en la relación entre el hombre y el Espíritu de Dios. Lo que había sido algo distante y esporádico, ahora sería habitual y diario. Afectaría la vida cotidiana de los participantes de manera directa y contundente.

El Espíritu Santo ahora cumple muchas funciones en la vida del creyente: Guía, Consejero y Consolador. Pero otra manera que afecta directamente tu vida es a través de la profunda alegría y gozo con el que te llena. Durante momentos repletos de retos y obstáculos, como los que estamos viviendo, el gozo es algo que fácilmente se pierde debido a las circunstancias y/o las decisiones. Sin embargo, Nehemías 8:10 te recuerda algo muy importante: ¡No se desalienten ni entristezcan, porque el gozo del Señor es su fuerza!

El gozo es aquello que te sostiene en medio de momentos débiles, te corrige cuando tu boca se quiere llenar de queja, te rejuvenece cuando tu cuerpo ha sido golpeado por la enfermedad. ¡El gozo que produce el Espíritu Santo te llenará de una fuerza que no es tuya!

No sé cuál sea el reto, la pérdida, la enfermedad que hoy estés enfrentando, pero te animo a que regreses a esa Fuente Inagotable de Su Espíritu. En ese lugar se te dará la alegría que sólo viene por medio de Él y te infundirá con toda la fuerza necesaria para disfrutar de esa vida llena de victoria que Dios ha designado que tengas.