domingo, oct. 25 2:00 - 3:45 | 1st Floor - Sanctuary
Habrá estacionamiento

¡Estamos juntos de nuevo!

Te esperamos este domingo. Si deseas asistir a nuestro servicio en persona no necesitarás registrarte. Sólo deberán ser registrados los niños de 0-10 años para así poder participar en las actividades de Niños Con Vida.

Si ese es el caso registra a tus hijos en www.iglesialakewood.com/registroninos

Hemos tomado medidas dentro de la iglesia para asegurar un ambiente más higiénico para los asistentes de la iglesia, tales como:

Mejoras en baños y plomería, mejoras en la seguridad de las escaleras eléctricas: Todas las escaleras eléctricas han sido equipadas con una combinación de esterilización "Schindler Safe Ultra UVC" y pasamanos antimicrobianos "CleanRail", purificación del aire interior del edificio, desinfección de áreas públicas de alto tráfico.

Si no puedes venir en persona puedes conectarte en línea.

Una Esperanza Viva

| por Iglesia Lakewood

Friday, March 26, 2021
comentarios: 0

¡Dios cumple Sus promesas! Cuando Jesús llegó a esta tierra en la forma de un bebé humano, fue con una promesa que escribiría con Su sangre: la reconciliación de la humanidad con Su Padre celestial. La separación que comenzó en el Jardín, ahora sería completamente reparada y la relación entre Dios y la humanidad sanaría por medio de la sangre derramada del Cordero.

Esta promesa se había dado miles de años antes, y, sin embargo, se cumplió al pie de la letra. Aunque algunos pudieron pensar que jamás llegaría su cumplimiento, nosotros somos testigos de que Dios cumple Sus promesas. Hoy día, muchas personas nos pueden hacer promesas que jamás cumplirán y esto crea desaliento e inseguridad en nuestro corazón. Pero, gracias a Dios que, en nuestra relación con Él, jamás tendremos que asimilar una promesa no cumplida.

Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, como prometió, arrebató las llaves del infierno y de la muerte y salió de esa tumba oscura y aislada con la victoria sobre el enemigo de nuestra alma. Y esa misma victoria es la que promete que uno de Sus hijos disfrutará el día de hoy.

Durante esta época de Pascua, recordemos esa victoria y celebrémosla porque es la evidencia de una promesa cumplida. Su promesa de perdón y vida eterna se cumple en ti sin importar en qué condición te encontraste con Él, ¡tu esperanza está segura en Él!

Digamos con el salmista: "Pero yo siempre tendré esperanza, y más y más te alabaré", (Salmo 71:14 NVI).