Tú y tu pareja siempre pueden llegar a niveles más altos en el matrimonio.

domingo, nov. 24 4:00 - 5:00 | 3rd Floor - 3001A The Chapel
Habrá estacionamiento

Hay momentos en que los esposos podríamos sentirnos como compañeros de cuarto, pues sentimos más distancia que cercanía. A veces empieza a no gustarnos la otra persona, a veces simplemente sentimos que la relación se complica. Esas sensaciones pueden ser parte de la vida, sin embargo, en estas clases estaremos compartiendo que un matrimonio bueno sí se puede obtener o recuperar  y hay cosas claves que puedes practicar para sanar o impulsar tu matrimonio hacia lo que tanto deseas.

Ven e invierte un buen tiempo en tu matrimonio.

 

Es gratuito y no requiere registro.

 

¿La corona afectó mi matrimonio?

| por Jorge Basave

Tuesday, April 21, 2020
comentarios: 0

¿Qué pensaste cuando leíste el título de este blog? ¿A cuál corona se estará refiriendo? ¿A la bebida alcohólica o al virus? Tiempos tan difíciles e inesperados como los que estamos viviendo dan como resultado que nuestra relación matrimonial se vea afectada por la economía, lo incierto de la situación, el estar encerrados, las actividades de los hijos, los espacios donde vivimos, etcétera. Hay un versículo que se aplica mucho a la situación que estamos viviendo Proverbios 24.10: «Si te desanimas cuando estás en medio de muchos problemas, es que no tienes mucha fortaleza». En otra versión lo dice de la siguiente manera: «Quien se rinde ante un problema, no demuestra fuerza ni carácter». Esto es resultado de que en el día a día nos enfocamos en lo material y lo vano de la vida, ya que todo es pasajero, y se confirma lo que nuestro Señor Jesús dijo: «No solo vive de pan el hombre, sino que vive de todo lo que procede de la boca de Dios». Si como individuos o como matrimonio en el pasado no hemos venido haciendo depósitos a nuestros espíritu o no hemos renovando nuestra manera de pensar con la Palabra, nuestros pensamientos producirán emociones opuestas a la Escritura y crearán mucha más tensión en nuestros matrimonios, y como resultado nuestros hijos se verán afectados. 

 

El pastor Joel por lo general tiene una frase muy común que usa muy seguido en sus mensajes: «Si fijo mis ojos en mi Dios y lo engrandezco, veré a mis problemas empequeñecerse porque el Dios que tengo es mucho más grande». Y es cierto, porque Él no nos desamparará y no nos abandonará. Ante la situación que estamos viviendo hay dos comportamientos que tenemos:

 

  1. Repetir el pasado y regresar a ese estilo de vida de contiendas en el matrimonio como el culparnos el uno al otro y fugarnos a través de la bebida u otra adicción, incluyendo la televisión, a bien de fugarnos de la realidad porque no sabemos como enfrentarla.

O,

  1. Enfrentar la situación juntos sabiendo que como dijo nuestro Señor Jesús pasaremos al otro lado. Cuando Jesús está dentro de nuestra barca llamada matrimonio y no nos bajamos de ella ni tampoco echamos a nadie fuera de la borda, incluyendo al Señor Jesús, llegaremos a tierra firme.

 

Estos son tiempos de reflexionar, de evaluar nuestras convicciones y la manera en que resolvemos los conflictos con nuestro cónyuge y con nuestros hijos. La realidad es que esta situación nos hace ver que la vida es muy frágil y que un virus que no vemos afecta físicamente a miles y miles.  De la misma manera, Dios a quien no vemos, es más poderoso y sabemos que aprendiendo a vivir conforme a Su voluntad pasaremos al otro lado, y nuestros hijos y nosotros mismos veremos la grandeza de nuestro Dios en este 2020.

Acerca de Matrimonios con Vida

Únete a otras parejas a un tiempo de comida, convivencia y un mensaje práctico para tu matrimonio.

Contáctanos

Teléfono 713-491-1470
Email espanol@lakewood.cc

 

Archivo del Blog

Escoje un año y mes del archivo de blogs para verlo.

Apr 21
¿La corona afectó mi matrimonio?