La clase se estará dando en la capilla. No faltes.

Bautismo en el Espíritu Santo

domingo, feb. 04 4:00 - 6:00 | 4th Floor - The Loft 4000
Habrá estacionamiento

Bautismo en el Espíritu Santo

Te invitamos a un tiempo juntos de ministración y reflexión, acerca de este poderoso regalo que Dios ha dado a sus hijos.

Que la prioridad sea tu hombre interno

| por Jorge Basave

lunes, 9 de abril de 2018
comentarios: 2

En el año 70 D.C., había un puerto marítimo muy boyante en su desarrollo socioeconómico y cultural. Era una ciudad muy cosmopolita, que incluso tenía la mejor biblioteca de la región al contar con más de 12,000 rollos; tenía además el más esplendoroso templo que generaba ingresos a hombres de negocios ocupados en la fabricación de estatuillas de plata dedicadas a la diosa de la ciudad, y proporcionaba ingresos a la ciudad misma al ser muy visitado por personas de toda la región. Era tal su desarrollo cultural que sus principales avenidas estaban adoquinadas con mármol y contaba con espacios públicos para reuniones donde se impartían enseñanzas o se reflexionaba sobre la eternidad; también se escuchaban nuevas filosofías. Cuando una ciudad o región tiene tal crecimiento material, intelectual y espiritual, supuestamente no requiere del evangelio pues sus habitantes en apariencia lo poseen todo. Lo que no tenían era la certeza de la eternidad, que existe solo en Cristo Jesús. ¿Cuál era esa ciudad? La ciudad de Éfeso.

En medio de esa "boyante" cultura había un hombre llamado Apolos, originario de Alejandría e instruido en el camino del Señor que hablaba con gran elocuencia, exactitud y denuedo del Señor Jesús en la sinagoga que estaba en Éfeso. Solo conocía el bautismo de Juan, o sea el del perdón de pecados, pero cuando fue escuchado por Priscila y Aquila, ellos le llevaron aparte para explicarle con mayor exactitud el Camino.

Tiempo después llegó Pablo al puerto de Éfeso y como era su costumbre fue a la sinagoga, porque ya había creyentes como resultado de las enseñanzas de Apolos, Aquila y Priscila. Al llegar les hizo una pregunta: ¿Han recibido el Espíritu Santo? Al escuchar la respuesta y ver el hambre de los nuevos creyentes por desarrollar su hombre interno, se quedó casi 3 años exponiendo la Palabra y debatiendo entre judíos y griegos, ya que por lo general los judíos querían ver señales y los griegos buscaban sabiduría. Tiempo después partió de Éfeso, y casi 8 años después escribió el libro de Efesios en condiciones difíciles pues se encontraba preso en Roma por causa del evangelio. Tenía una gran inquietud en su espíritu por los efesios creyentes para que tuvieran un crecimiento sano en los caminos del Señor. Clamaba durante el día y la noche con lágrimas por cada uno a fin de encomendarlos al Señor para que la palabra de gracia tuviera efecto en ellos. Por tal motivo llamó a los ancianos (líderes) de la iglesia de Éfeso pidiéndoles que fueran a Roma a recibir instrucciones y a ser encomendados al Señor y a su mensaje de gracia, que tiene poder para:

  • Edificar
  • Dar herencia a los que se han consagrado al Señor.

El anhelo de Pablo era que ellos se cuidaran a sí mismos y cuidaran al pueblo del Señor, alimentándolo y pastoreándolo, porque sabía que después de su partida, vendrían falsos maestros e incluso algunos hombres de su propio grupo se levantarían para distorsionar la verdad a fin de poder tener seguidores propios. Por tal motivo, en el capítulo 1 del libro de los Efesios, su oración se enfocaba a que los creyentes tuvieran un espíritu de sabiduría y de revelación, y un verdadero conocimiento de Él para que los ojos de su hombre interno fueran iluminados y supieran cuál es:

  • La esperanza a la que fueron llamados.
  • Cuáles son las riquezas de la gloria de Su herencia en los santos.
  • Cuál es la extraordinaria grandeza de Su poder.

Cuando el pueblo del Señor transforma su manera de pensar conforme a su Palabra y no se adapta a las costumbres de la sociedad actual, sino fortalece su hombre interno porque sabe que esa es su prioridad, entonces ese pueblo viene a ser como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto, porque sabe que el Señor Jesús sometió todo bajo Sus pies y que la plenitud de su hombre interno está en Aquél que lo llena todo en todo.

Desarrollando su crecimiento


Rumbo Norte son series de clases que le ayudarán a crecer en su vida espiritual. En cada clase se exponen temas variados que le permitirán aumentar su conocimiento en la Palabra de Dios, desde una perspectiva muy práctica. Le invitamos a participar de estas series de estudios bíblicos, que le serán de inspiración.

Acerca de Rumbo Norte

Son clases de profundización bíblica.

Contáctenos

Teléfono 713-491-1470
Email [email protected]

 

Reuniones

Domingo, 4:00pm, en el 3er piso salón 3001A

Archivo del Blog

Escoje un año y mes del archivo de blogs para verlo.

abr. 3
Nuestra identidad cristiana
abr. 9
Que la prioridad sea tu hombre interno