Ve nuestro más reciente servicio en línea.

La postura sana en el matrimonio

 | por Jorge y Gilda Basave

Friday, October 19, 2018
comentarios: 0
 

«Hogar dulce hogar». Toda persona desea tener un hogar donde haya paz, armonía, aceptación, afirmación, etcétera. Eso es posible cuando las personas que lo forman son diligentes en mejorar sus posturas o actitudes cada día, pero se requiere un parámetro de medición para que sean modificadas. ¿Cuál es ese parámetro? La Palabra y un ejemplo viviente, como lo fue Jesús cuando dijo: «No conforme a mi voluntad sino conforme a Tu voluntad». En un instante Él tomó una postura de someterse al Padre, a pesar de que esa postura que había tomado le iba a costar la vida. Pero ¿qué es postura? Es la actitud que adopta una persona ante un asunto cualquiera.

Nadie se casa para divorciarse, no obstante, las posturas que se toman ante un asunto hacen que el matrimonio se solidifique o fracase. Sin embargo, cuando son modificadas conforme a la voluntad de Dios dan como resultando un «hogar dulce hogar». En el libro de Filipenses 2:2 el Señor mismo hace una petición: «Háganme verdaderamente feliz poniéndose de acuerdo de todo corazón entre ustedes, amándose unos a otros y trabajando juntos con un mismo pensamiento y un mismo propósito». En este versículo encontramos varios puntos importantes que nos ayudan a tomar la postura correcta.

  1. «Poniéndose de acuerdo». ¿Cómo? De todo corazón entre ustedes, mas cuando el corazón no está involucrado sino solo los sentimientos, se convierte en una relación condicionada y se ve reflejada en las posturas asumidas en los momentos de tensión.
  2. «Amándose unos a otros». Cuando el corazón no está involucrado, tampoco lo está la capacidad de amarse y la postura que se toma es estar a la defensiva a bien de no ser herido. Pero cuando hay un amarse mutuamente es porque hay una aceptación y confianza mutuas.
  3. «Trabajando juntos». Jesús mencionó la importancia de ponerse de acuerdo sobre cualquier cosa; eso implica trabajar juntos, y como resultado de esa postura, cuando le pidan al Padre será hecho. Para que esas peticiones sean respondidas deben ser de acuerdo a Su voluntad porque «oyen las Palabras y no las hacen, sino que siguen los deseos sensuales expresados por su boca, y sus corazones andan tras sus ganancias». Trabajar juntos quiere decir estar de acuerdo en poner el 100% de cada uno, a bien de ir perfeccionando la relación matrimonial.
  4. Con un mismo pensamiento y un mismo propósito. Cuando los cónyuges se han puesto de acuerdo, se aman y trabajan juntos, es porque hay una razón que es buscar no solo su propio beneficio, sino conocer el propósito de Aquel que fundó el matrimonio para establecerlo en el hogar. Por eso, si en las posturas diarias ejercitamos la oración que muchos conocemos, podremos tener el mismo pensamiento y propósito que es: «Venga Tu reino. Hágase Tu voluntad, así en la tierra como en el cielo».

Cada día hay una oportunidad... mientras respiremos. ¿Por qué desperdiciarla, cuando podemos experimentarla y ver el poder de nuestro Dios?

 

Leer más

Visite la sección de Esperanza para Hoy en JoelOsteen.com para leer más sobre temas como el matrimonio, la familia, las finanzas y más.

haga clic para leer más en inglés

Comparta con otros

¿Le ayudó este artículo? Lo puede compartir con otros.

​​​