Ve nuestro más reciente servicio en línea.

El trabajo de reconstrucción continúa

 | por Misiones Internacionales

Friday, April 6, 2018
comentarios: 0
 

"Para nosotros fue una tormenta perfecta", recuerda Zelda DeWalt, hablando de Harvey. Unos meses antes del huracán, ella y su esposo se habían jubilado. Tras 36 años de trabajo como farmacéuta, y mucha planeación, su futuro se veía brillante. No tenían deudas, sus hijos ya eran adultos y estaban iniciando una etapa emocionante para ellos. Sería un tiempo para disfrutar a sus nietos. Pero entonces llegó Harvey. Fue la tormenta que jamás habían esperado, y significó no solo devastación física sino también financiera, ya que la familia DeWalt no contaba con seguro contra inundación.

El primer piso de su casa fue destruído por completo, incluyendo sus tres vehículos. Justo cuando pensaron que estaban por iniciar una época de descanso, todo cambió. "Necesitaba un milagro y Lakewood fue mi milagro", comentó Zelda una mujer que, junto con su familia, ha asistido a Lakewood durante 35 años. También ha contribuido al ministerio, y ha sido Compañera de Oración por más de 25 años.

Tras Harvey, los voluntarios y personal de Lakewood brindaron apoyo y ánimo a las víctimas de las inundaciones. Zelda recuerda con mucha emoción cómo se sintió: "Cuando nos citaron para llegar a la iglesia, nos trataron como realeza y no como víctimas. Recuerdo pensar que no quería que me trataran como una refugiada porque tantas personas en otros lugares de la comunidad así fueron tratadas durante esos días. Pero cuando llegué a la reunión y después nos dieron nuestra ayuda monetaria, todo fue tan hermoso. Aunque me sentía apenada por recibir ayuda, jamás me sentí avergonzada porque nos trataron con tanto respeto y cuidado. Nos amaron como si fuéramos familia. Y de eso se trata tener familia. Me siento muy orgullosa de ser miembro de la familia de Lakewood."

Lakewood caminó con ellos en cada etapa del proceso, de principio a fin. "Sólo Dios sabe lo que yo estaba pidiendo en oración y literalmente, ¡Lakewood llegaba de inmediato con la respuesta! Veo todo lo que han hecho para nuestra comunidad y para cada individuo. Literalmente Lakewood fue las manos extendidas de Dios. ¡Aún estaríamos limpiando y sacando la tabla roca ("sheetrock"), de no haber sido por Lakewood!" Su hogar fue la primera casa que Lakewood terminó de reconstruir. Nuestros equipos sacaron todo, colocaron tabla roca ("sheetrock") nueva y pintaron. Antes, contaban con una casa hermosa, pero ahora está más linda que nunca.

"Cuando pensábamos que todo había terminado, desanimados porque había tanto por hacer, y yo me sentía muy triste, comenzaba a recordar las escrituras que el Pastor Joel nos eseña. Y veíamos con asombro cómo llegaba Lakewood una y otra vez usados por Dios como Sus manos y pies."

El trabajo de ayuda tras el Huracán Harvey continúa, y nos sentimos muy comprometidos con ayudar a cuántas personas sean posibles. Hasta la fecha, hemos reconstruido de principio a fin 5 casas, con la meta de haber terminado otras 10 para finales de marzo. En abril, estamos organizando una misión especial en la que voluntarios de todos lados llegarán con un propósito unido para ayudar a aún más personas en necesidad. Este esfuerzo es un proceso a largo plazo, y estamos muy comprometidos con ayudar a Houston recuperarse.

 

Leer más

Visite la sección de Esperanza para Hoy en JoelOsteen.com para leer más sobre temas como el matrimonio, la familia, las finanzas y más.

haga clic para leer más en inglés

Comparta con otros

¿Le ayudó este artículo? Lo puede compartir con otros.

​​​