Ve nuestro más reciente servicio en línea.

Vamos a un lugar nuevo

 | por Iglesia Lakewood

Thursday, January 25, 2018
comentarios: 0
 

Cuando lees el libro de Génesis, el libro de los comienzos, entiendes que Dios estaba allí. Él es el origen de todas las cosas. Es fuente de todo. Por esta razón es un poco difícil leer que también había caos en la tierra. Obviamente, algo sucedió que no provino de Dios: la maldad entró a este mundo. Se infiltró el mal, causando daños y cosas terribles.

Quizá tú estés experimentando alguna clase de caos. Caos emocional, físico, relacional. Quizá has vivido el caos de tener todas tus pertenencias en cajas, o de perder la seguridad que te brindaban tus bienes materiales. Un caos provocado por la pérdida de un matrimonio, o un hijo que se ha ido lejos de casa. El mal te ha tocado.

Sin embargo, en medio de tu caos Dios te recuerda lo que nos dice el siguiente verso en Génesis: El Espíritu de Dios se paseaba por la faz de la tierra. En otras palabras, en la hora más negra, más caótica, Dios enviará ángeles, personas, algo para recordarte que el mal no está en control. Dios te dice que no se ha olvidado de ti, que Él es el Gobernador, Rey de reyes, en medio de todo. Aunque la maldad, lo malo, haya infiltrado y causado daños, sufrimiento, tristeza, ésta no provino de Dios y no tendrá la última palabra.

Isaías nos dice que Dios está a punto de hacer algo nuevo, algo que no hemos visto anteriormente. Dios abrirá camino donde no había ninguno y ríos correrán en tierra árida.

Y cuando Dios actúa o habla, no importa el caos que existe, Su palabra prevalece y produce orden en medio de cualquier caos.

 

Leer más

Visite la sección de Esperanza para Hoy en JoelOsteen.com para leer más sobre temas como el matrimonio, la familia, las finanzas y más.

haga clic para leer más en inglés

Comparta con otros

¿Le ayudó este artículo? Lo puede compartir con otros.

​​​