No dejen que el corazón se les llene de angustia; confíen en Dios y confíen también en mí. Juan 14:1 (NTV)

Próximamente en Lakewood


¡No se pierda de nada! Cada semana, reciba anuncios, y mucho más, directamente a su correo electrónico. Haga clic para suscribirse a Esta Semana en Lakewood.

El peligro de la rutina

Iglesia Lakewood | por Danilo Montero

viernes, marzo 27, 2015

Trackback

|

Cuando hablamos de cómo cuidar el amor, tenemos que hablar del peligro que representa la rutina. La rutina puede hacer posible que una relación exista por medio de las obligaciones, los proyectos que se comparten y el simple correr de los días. Sin embargo, lo dañino de ella es que aparenta mantener esa relación cuando en realidad la hace morir.

Juan le escribe una carta de parte de Jesús a una de las iglesias del primer siglo. Nos da un cuadro claro del efecto que produce la rutina, o la “habituación”, en una relación de amor:

Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia.

Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor.

(Apocalipsis 2:2 y 4 NVI)

Otra traducción explica el verso 4 así:

Pero tengo una queja en tu contra. ¡No me amas a mí ni se aman entre ustedes como al principio!

En términos de nuestra relación con Dios, que comienza con un encuentro transformador con Jesucristo, el paso de los años, la costumbre de orar en las comidas e ir a la iglesia los domingos, puede acabar con el poder del amor. Uno puede acostumbrarse a las cosas de Dios al punto de perder la capacidad de asombro y respeto ante el misterio que es Él.

¡Regresemos a cómo amábamos al principio!

¡Encuentre un Grupo con Vida cerca de usted!