"Limita tu libertad para cuidar la consciencia de otro" @danilomontero_

Próximamente en Lakewood


¡No se pierda de nada! Cada semana, reciba anuncios, y mucho más, directamente a su correo electrónico. Haga clic para suscribirse a Esta Semana en Lakewood.

Prepara un banquete

Niños con Vida | por Niños con Vida

domingo, mayo 17, 2015

Trackback

|

En Lucas 15:11-32 leemos la parábola del Hijo Pródigo. Quiero hablar del padre del hijo pródigo ya que nos modela el amor no sólo de nuestro Padre celestial, sino también el amor y fe que nosotros como padres terrenales debemos tener.

Primeramente, se levantaba pensando en la posibilidad que su hijo regresara en ese día. Cuando tal vez todos en la familia decían: 'Mejor que no vuelva porque es un irresponsable' o tal vez 'nunca va a cambiar'; ese padre se levantaba y en su interior tenía la esperanza, tal vez pensaba dentro de sí: “Tal vez hoy es el día que regresa”; y eso le hacía ver desde lo alto de la casa con amor y compasión para ver si su hijo volvía. Y tenía la confianza que el día que su hijo volviera, todo sería diferente.

En segundo lugar, el verso 23 nos muestra que se mantenía engordando un ternero para hacer un gran banquete el día que llegara. Tal vez tuvo que engordar varios, pero fue un acto de fe, se preparaba para un banquete el día que sucediera el milagro y hasta fue de compras porque tenía un anillo y ropa nueva para su hijo. Preparaba una fiesta en la fe.

Y en tercer lugar esperó. Esperó con paciencia (Salmo 37:7) La Biblia no detalla el tiempo que esperó, pero se mantuvo en esos tres pasos de fe cada día hasta que vio el milagro suceder delante de sus ojos.

Tal vez te han dicho lo mismo de tu hijo: 'Es un irresponsable', 'No va a cambiar', 'Es un caso perdido'... la Palabra te manda a dar esos tres pasos:

1-Levanta tu fe y cambia tu mente enfocándote en la esperanza que tu Dios hace imposibles.

2-Prepárate para ese día, espera con fe y prepara esa celebración, 'engorda un ternero', toma pasos de fe tangibles hasta que se materialice tu milagro.

3-Espera con paciencia, espera en el tiempo de Dios.

Y tal vez ese día podrás decir: 'Te dije que Dios haría algo y ahora todo es diferente...'

¡Encuentre un Grupo con Vida cerca de usted!